sábado, 10 de mayo de 2014

Camino de las Escaleretas, pinturas rupestres de Barfaluy y Gallinero, Lecina, Huesca.

El camino de las Escaleretas y las pinturas rupestres de Barfaluy y Gallinero están situadas en el magnifico entorno del Parque Cultural del rio Vero.
El objetivo de la ruta es realizar la antigua senda utilizada en la antigüedad por los vecinos de Lecina y conocida como " Camino de las Escaleretas" para acceder a los huertos situados en las orillas del Vero, cuando las crecidas impedían llegar por la senda normal a través del molino de Lecina.
A su vez, realizaremos la visita de las pinturas rupestres de Barfaluy y Gallinero que se encuentran muy próximas al camino de las Escaleretas y que merecen una visita.
La ruta se puede alargar accediendo hasta la ermita de San Martin del Vero pero las condiciones de caudal del rio Vero no me permitieron cruzar, los lluvias de estos últimos días han aumentado bastante el caudal del rio y cuando digo bastante no es solo hasta la rodilla, sino hasta la cintura.
La ruta comienza en Lecina y para ello, seguiremos la ruta balizada a las pinturas de Barfaluy.

PINTURAS DE BARFALUY
Para acceder a ellas, desde Lecina, hay que seguir la ruta balizada que nos indica Covachos de Barfaluy. Cruzaremos el barranco de Basender, y seguiremos por la senda de la derecha, sin ninguna complicación hasta las escaleras que dan acceso al conjunto, compuesto por tres abrigos, dos de ellos de pinturas color rojo ocre y uno de pinturas de color negro. Existe un cuarto abrigo a la izquierda de este conjunto también con pinturas de color negro, este ultimo no esta señalizado.
Son pinturas pertenecientes al estilo esquemático muy abundante en esta zona, con una datación entre el 5000 y el 1500 a.c.
El conjunto esta adornado con antiguas " Arnas" utilizadas en la antigüedad como colmenas para recolectar miel, hay que tener en cuenta no solo el alto valor arqueológico de Barfaluy sino también el interés etnográfico del conjunto, utilizado en la antigüedad más reciente como colmenar.

Señalización de la ruta.

Barranco de la Choca.

Antiguas "arnas" utilizadas como colmenas para la recolección de la miel.

Barfaluy II y sus "arnas".

Pinturas de Barfaluy I, esta es la más apreciada del conjunto.
Representa una antigua "narria" arrastrada por una figura humana.

Figura humana en Barfaluy I.

Barfaluy II, conjunto pictográfico.

Barfaluy I, pinturas de color negro.

CAMINO DE LAS ESCALERETAS

Una vez visitadas las pinturas de Barfaluy, deberemos retroceder hacia Lecina. La senda de las Escaleretas no esta balizada, debido a su dificultad como senda no apta para excursionismo, lo fácil que es salirse de la senda y lo expuesta que se presenta en algunos pasos, no interesa recuperarla por parte de la administración y ha caído en el olvido. Lo mejor en este caso ya que como hemos dicho no esta balizada, es retroceder hacia Lecina y al entrar en la parte más boscosa del monte de Lecina, conocida como la Selva de Lecina, estar atentos a una senda pedregosa a mano derecha que comienza entre dos carrascas y desciende ligeramente.( Ver primera foto ).
A partir de aquí, la senda al comienzo es muy evidente, pero enseguida empieza a cerrarse por la vegetación, nos encontraremos con algunos destrepes no muy problemáticos y sin darnos cuenta, mas de una vez, nos saldremos de la senda por despiste, asi que mucho cuidado, porque si nos salimos acabaremos siempre en cortados que nos obligaran a dar media vuelta.
La parte más bonita de la senda es el paso de la ventana, arco natural utilizado para pasar al otro lado de la senda, algo expuesto pero protegido con una sirga.
La vista desde aquí es impresionante, la altura de las paredes que caen hacia el Vero, la cantidad de covachos y abrigos que cubren los acantilados, muchos de ellos con pinturas rupestres hacen de este lugar un sitio curioso como pocos.

Una vez superada la ventana, descenderemos por una canal cerrada por la vegetación hasta situarnos justo debajo de la ventana, donde encontraremos el siguiente paso, algo menos expuesto y acontinuacion el tercer paso, este si, más expuesto por lo resbaladizo de la roca.
Es de pensar que en tiempos más antiguos, estaría mejor equipado por las gentes del lugar, para hacer más fácil la tarea de subir y bajar a los huertos cargados con material.
El cantar del agua del Vero, nos indica que estamos llegando al fin de la senda.
Ya estamos casi en el Vero, nos desviamos para ver las pinturas del Gallinero, impresionantes por su ubicación. Recuperamos la senda y enseguida llegamos sin complicaciones a las orillas del Vero.


Comienzo de la senda de las Escaleretas, desde la senda de Barfaluy.
 

Cañon del Vero desde la senda de las Escaleretas.

Multitud de covachos salpican los paños de roca caliza.

Paso de la ventana, con su sirga de pasamanos.

La ventana desde el otro lado, según como se mire claro.

La canal herbosa del centro es el lugar por donde discurre la senda.



En la foto se pueden ver los tres pasos más complicados de la ruta.

Cañon del Vero.



PINTURAS DEL GALLINERO
Siempre he oído hablar de las pinturas rupestres del Gallinero, no sabia muy bien a que se debía el nombre, pero después de ver el escenario en directo, lo entiendo todo, una imagen vale más que mil palabras.
Estas pinturas rupestres se encuentran en el tramo final de bajada de la senda de las escaleretas y para acceder a ellas nos deberemos salir un poco del trazado.
Lo que más llama la atención es el lugar donde están situadas, para acceder a ellas es necesario una escalera, por cierto, bastante larga.
Las pinturas que podemos encontrar en estos magnificos abrigos también son de estilo esquemático, perteneciendo al mismo periodo cronológico que sus vecinas de Barfaluy.
Pensar como nuestros antepasados, accedieron a estos lugares y pintaron estas magnificas pinturas,  parece algo imposible, pero la realidad es que lo hicieron, utilizando al igual que ahora escaleras hechas de madera y atadas con tiras de cuero entre otros materiales.

Por ultimo, comentar que la senda se puede hacer de subida o de bajada, en mi caso, bajando el Vero con bastante caudal me toco subir de nuevo por la senda, y desde luego es más disfrutona de subida.

El horario puede variar bastante según el tiempo que le dediquemos a las pinturas y demás, en total entre 4 y 5 horas.

Muy cerca de esta senda pero esta vez con bajada a la Choca existe una antigua senda llamada de los Escallos, es mas aérea y peligrosa que esta descrita.









Vista del camino de las Escaleretas desde el mirador del barranco Portiacha.


No hay comentarios:

Publicar un comentario