sábado, 19 de agosto de 2017

Diedro del 73, 390 metros. 6a (V+ oblig). Pared de la Cascada. Ordesa.

La vía del Diedro del 73, se encuentra situada en la pared de la Cascada, un sector que junto con la Pared del Libro Abierto, El Tridente y El Pilar de Cotatuero forman parte de lo que comúnmente se conoce como el Gallinero.

Realizar esta vía, que ya tiene la friolera de 44 años, con los medios que había en aquella época, siempre a golpe de martillo y clavos, siguiendo un itinerario nada evidente de seguir y conseguir salir por arriba es todo un logro que hoy en día con los medios y equipos mas modernos no se valora  tanto. En aquella época hacer esta vía podía suponer hacer un vivac en mitad de la pared, cuando ahora en unas 6 o 7 horas has terminado.
La primera ascensión se realizo en 1973 por Dominique Séguier y Francis Tomas.
Sin ser una ruta con un grado demasiado duro, máximo 6a, y tener la fama de vía fácil de Ordesa, para nada deberemos infravalorar la ruta, el sentido de la orientación en ese laberinto de bloques y fisuras sera la clave del triunfo y no embarcarnos en terreno hostil.

La calidad de la roca en los dos primeros largos deja mucho que desear aunque mejora en los largos siguientes, el equipamiento es muy escaso, con apenas 10 o 12 clavos en toda la vía, reuniones de clavos que en un par de casos deberemos montar totalmente, eso si sobre buenos emplazamientos.

La aproximación se realiza desde la pradera de Ordesa siguiendo el sendero que se dirige al Circo de Cotatuero, al cabo de un rato largo, dejaremos la senda de Cotatuero y seguiremos dirección a las clavijas de Carriata, cuando lleguemos a la base de la pared, visible desde la senda de aproximación, subiremos de recto hasta el comienzo de la vía, que se encuentra a unos 15 metros a la izquierda de la vía Heroína, marcada con una H. Horario 1 hora 15 minutos.

El descenso desde la cima de la pared la realizaremos a nuestra derecha siguiendo la senda que se dirige hacia la cascada de Cotatuero, cruzaremos las clavijas de Cotatuero, equipadas con pasamanos y por ultimo continuando por la senda que se introduce en el bosque enlazaremos con la senda de subida, bajando hasta la pradera. Aproximadamente 1 hora 30 minutos.

Material: Dos cuerdas de 60 metros, 15 cintas, algunas largas, bagas, un juego de Camalots hasta el numero 2 y un juego de Totems Camp y Basic.





























Suli, bajando por las clavijas de Cotatuero.

Reseña de Luichy

domingo, 13 de agosto de 2017

Vía Anglada- Cerda. 380 metros. 6a+. Pared del Libro Abierto. Ordesa.

Ordesa ofrece uno de los mejores destinos de España para la escalada en tapia, con vías históricas como la Ravier al Tozal del Mallo o vías de concepto más moderno abiertas en los ultimos años y con una dificultad alta. Diferentes sectores podemos encontrar en Ordesa, desde el famoso Tozal del Mallo, a paredes menos llamativas pero igual de exigentes como el Libro Abierto, Tridente, Pilar del Cotatuero, La Cascada, La Fraucata y alguna otra más. La Anglada- Cerda se sitúa en el Libro Abierto, uno de los sectores que componen el Gallinero, y es una de las más asequibles, pero eso no significa que la vía este regalada. Escalar en Ordesa exige conocer bien la roca, saber autoasegurarse, buscar bien la linea a seguir, que no siempre es evidente y aceptar el compromiso de una escalada larga en la que una retirada es muy complicada.
Son 380 metros de escalada repartidos en 11 largos con un grado máximo de 6a+, reuniones de uno o dos  clavos, excepto la primera que es de 2 spits y largos equipados solo con algún puente de roca y clavos en los pasos más exigentes, el resto escalada con seguros flotantes que en la mayoría de los casos entran a cañón.
Los primeros largos son algo sucios, con vegetación y roca más bien mala, a partir del quinto largo se hace una travesía a derechas muy aérea y algo expuesta que nos sitúa en el espolón superior, vertiente sureste, donde la escalada comienza de verdad, con roca más aceptable. El ultimo largo es quizás el peor, muy sinuoso y eternamente largo, gestionar bien el roce de las cuerdas. La reunión se hace sobre un gran pino.
El horario puede variar entre 6 y 7 horas.

1ª ascensión por Josép Manuel Anglada y Joan Cerdá en 1966.

La guía de Ravier quizás no se ajusta bien a la realidad del grado que hay en la vía. La reseña de Luichy es mas fiable, con una descripción perfecta del itinerario, algo imprescindible para no salirnos de la vía.

La aproximación se realiza desde la pradera de Ordesa siguiendo el sendero que se dirige al Circo de Cotatuero, al cabo de un rato largo, dejaremos la senda de Cotatuero y seguiremos dirección a las clavijas de Carriata, cuando lleguemos a la base de la pared del Libro Abierto, visible desde la senda de aproximación, subiremos a media ladera hasta el comienzo de la vía, donde encontraremos un puente de roca con un cordino. Horario 1 hora y media.

El descenso desde la cima del Libro Abierto la realizaremos a nuestra derecha siguiendo la senda que se dirige hacia la cascada de Cotatuero, cruzaremos las clavijas de Cotatuero, equipadas con pasamanos y por ultimo continuando por la senda que se introduce en el bosque enlazaremos con la senda de subida, bajando hasta la pradera. Aproximadamente 2 horas.

Material: Dos cuerdas de 60 metros, 15 cintas, algunas largas, bagas, un juego de Camalots hasta el numero 2 y un juego de Totems Camp y basic.

















Reseña de Luichy

sábado, 5 de agosto de 2017

Via Carnavalada, 280 metros 7a+, (6a). Mallo Pisón.

Una gran clásica de Riglos que recorre todo el Mallo Pisón, con mucha historia y exigente en cuanto al grado si se pretende liberar en libre.
Equipada por Ursi Abajo y Jesús Ibarzo en 1965, durante años fue la vía por excelencia del Mallo, para su apertura se recurrió al uso sistemático del buril y durante cinco intensos dias sus aperturistas fueron ganando poco a poco la cima. En la actualidad esta reequipada, aunque aun quedan restos de los antiguos buriles. En un principio se llamo a la vía, José Antonio Elola, presidente de la Federación en aquel momento, pero pronto se quedo el nombre definitivo de Carnavalada, nombre con el que Rabada pretendía abrir la vía sino fuera por su repentino fallecimiento en el Eiger.
Sorprendente la escalada en solo integral del jovencísimo Carlos García, allá por el año 2005.

Los 280 metros de vía se reparten en 7 largos, siendo los tres primeros largos los más asequibles de la vía, llegando hasta una característica entosta bien visible desde el suelo. El primero de los largos empieza a la izquierda de la cueva de la Virgen, un 6a+ bloquero sobre buenos cantos. El segundo largo es un factible 6b con paso en panza muy bien equipado. El tercero de los largos es un V+/6a que termina al superar la entosta. A partir de aquí la cosa se pone recia, los tres siguientes largos superan el séptimo grado, siendo el primero graduado de 7a+, el más desplomado de toda la pared, este largo esta equipado con parabolt como el resto de la vía pero tiene la peculiaridad de tener entre parabolt y parabolt antiguos buriles que permiten acerar y bajar considerablemente el grado. A continuación otro largo de 7a, menos intenso y más corto. El siguiente esta graduado de 6c+/ 7a, bastante obligado ya que no hay buriles para poder acerar entre chapa y chapa, los pasos duros se concentran en dos exigentes panzas. Para finalizar, un largo de 6b con un comienzo bloquero pone fin a la escalada.

El descenso desde la cima se hace en dos rapeles con cuerda de 80 metros hasta el collado del Pisón, luego podemos bajar o bien por la bajada normal de la canal hacia los volados del Pisón o desde el mismo collado nombrado anteriormente, buscar los rapeles de la Vía Bolico, en la vertiente del circo de Verano. En 5 rapeles llegaremos al suelo.

Material: cuerda de 80 metros, 16 cintas, añadiremos más cintas si queremos dejar en el cuarto largo seguros intermedios.